Las asociaciones EBE, EFPIA e IFPMA han presentado hoy un documento de posicionamiento en torno a la prescripción de medicamentos biosimilares. En el escrito, titulado “Consideraciones para los médicos sobre las decisiones de conmutación con respecto a biosimilares”, se explican las consideraciones y requisitos que deben tener en cuenta los facultativos a la hora de modificar el tratamiento de un paciente. Con la introducción de los biosimilares en el mercado, los médicos pueden considerar su utilización en el tratamiento de diversas enfermedades para las que hasta ahora se utilizaban biológicos. Este cambio puede venir provocado por el ahorro de costes.

Con este escenario, en un comunicado enviado por las asociaciones, recomiendan valorar distintos factores a la hora de tomar la decisión sobre todo si el paciente esta estable. Además, antes de cambiar la prescripción, se debe realizar un juicio clínico y tener en cuenta el valor que aportan por los medicamentos individuales. Si el facultativo decide cambiar el tratamiento, debe realizar un control clínico adecuado e informar al paciente en todo momento.

En este sentido, explican que los productos biológicos aprobados por las autoridades reguladoras de conformidad con las directrices pertinentes de la OMS son seguros, eficaces y de alta calidad. Sin embargo, no existe un requisito regulatorio para que los biosimilares aprobados individualmente para el mismo producto de referencia sean comparados entre sí. Por ello, este tipo de datos pueden no estar disponibles al evaluar un cambio entre dos biosimilares del mismo producto de referencia. Con esto, cualquier decisión de cambio debe ser estudiada caso por caso en función del paciente, enfermedad y producto, teniendo en cuenta del riesgo de cada caso.

Fuente: El Global