El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reafirmado el apoyo “total y absoluto” a la candidatura de Barcelona, frente a la de otras ciudades españolas que también han mostrado interés por el organismo, como es el caso de Madrid, Alicante, Málaga o Granada.
 
“Presentaremos la candidatura de Barcelona”, ha afirmado con rotundidad Rajoy, días después de que el Congreso aprobara una proposición no de ley, a instancias del PDeCat, en la que instaba al Ejecutivo a impulsar la candidatura de Barcelona.
 
Rajoy ha sugerido que la presentación de una candidatura para acoger la Agencia Europea del Medicamento reduce las posibilidades de que España pueda aspirar también a acoger la Autoridad Bancaria Europea, que abandonará asimismo Londres.
 
Es competencia de los Gobiernos de los países miembros de la UE presentar formalmente la candidatura que corresponda a su país, que suele tratarse de una única opción. España, por lo que ha anunciado Rajoy, presentará solo la candidatura de Barcelona.
 
Lo deseable es que la decisión sobre la nueva sede de la agencia se tome en la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del mes de junio, para terminar con la incertidumbre en la que está sumida en la actualidad la agencia, que emplea a cerca de 900 personas y que genera 30.000 reuniones al año.
 
Otras capitales europeas como Viena, Copenhague, Estocolmo y Dublín también han manifestado su interés por albergar la sede de esta agencia.
 
Con el fin de proteger la salud pública y animal, la agencia evalúa y supervisa los medicamentos de uso humano y veterinario que se comercializan en la UE. En 1992, Barcelona ya se ofreció como sede de este organismo, que finalmente se fue a Londres.
 
Cerca de la mitad de las empresas farmacéuticas estatales e internacionales instaladas en España tienen su sede en Cataluña, que cuenta con 230 laboratorios farmacéuticos, de los que 90 son fabricantes.
 
La industria farmacéutica emplea a 21.200 personas en Cataluña, lo que representa el 3,3% de la ocupación industrial y el 56,2% de la ocupación del sector farmacéutico español.
Fuente: Médicos y Pacientes.