Randstad ha elaborado un análisis sobre la tasa de ocupados en España en búsqueda activa de empleo, que revela que tres millones de ocupados en España están buscando otro empleo, bien para mejorar su situación actual o para compatibilizarlo con su trabajo actual. Esta cifra representa el 16% del total de los trabajadores en España, la tasa más elevada de los últimos tres años.

Si se analiza la serie histórica, Randstad explica que durante 2014 el peso de los ocupados que se encontraban buscando otro empleo de manera activa se situó entre el 10% y el 12%, registrando en el tercer trimestre de ese año la cifra más baja de los últimos tres años. A partir de 2015, este grupo de profesionales experimentó dos trimestres de aumento consecutivo hasta alcanzar el 14% del total, nivel en el que se mantuvo hasta el último trimestre de ese año, cuando ascendió hasta el 16%.

“Las buenas previsiones para el mercado laboral en 2017 se han traducido en un mayor nivel de optimismo de los trabajadores. La coyuntura económica y la reactivación del mercado laboral, que va a generar 400.000 puestos de trabajo durante el año, comienzan a impulsar a los profesionales a buscar otro puesto de trabajo, bien para mejorar su situación actual o para compatibilizarlo con el que ya tienen, por lo que la rotación laboral puede aumentar respecto a años anteriores. Las empresas deben ser conscientes de la necesidad de atraer y fidelizar el talento en sus plantillas, donde herramientas como el employer branding o employee engagement se postulan como indispensables”, explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

 

China, único país que supera la tasa de búsqueda activa de empleo de España

El informe Randstad Workmonitor también analiza la tasa de búsqueda de empleo de los trabajadores en función del país de residencia del empleado. España es el país europeo que registra la tasa de ocupados en búsqueda activa de empleo más elevada. Actualmente, este índice (16%) se sitúa siete puntos porcentuales por encima de Europa (9%). En análisis de Randstad revela que tres de los cuatro países del sur de Europa, España, Grecia e Italia, alcanzan una tasa superior a la media, mientras que Portugal se encuentra en el 8%, un punto porcentual por debajo de Europa.

En el lado opuesto, con menores tasas más bajas de búsqueda activa de empleo, están Bélgica (6%), Austria (6%), Noruega (7%), Francia (7%) y Alemania (7%). Fuera del entorno europeo, China es el único país que supera a España, con un 19%, por delante de Estados Unidos (15%). Australia y Japón se sitúan por debajo de la media europea, con un 8% y un 4% respectivamente.

 

Los profesionales con estudios secundarios, los más activos

Existen otras variables, como la formación académica de los profesionales, que influyen de manera directa en las tasas de búsqueda activa de empleo. En este sentido, los ocupados con educación superior son los que presentan mayor predisposición a la movilidad, pues el 16% se encuentra en búsqueda activa de empleo, es decir, más de 1,2 millones de trabajadores con formación superior ya están dispuestos a un cambio laboral. Por su parte, los trabajadores con un nivel educativo medio se sitúan en el 14%.

Sin embargo, cuando se analiza la evolución del último año, llama la atención que los profesionales con menor nivel educativo han aumentado esta tasa en cuatro puntos porcentuales. El comportamiento ha sido opuesto al de los profesionales con educación universitaria, que han reducido en un punto porcentual su búsqueda de empleo activa. A pesar de este descenso, los trabajadores con formación universitaria o superior son más propensos a buscar nuevas oportunidades laborales para mejorar su situación actual o compatibilizar un empleo con el que ya tienen.

Fuente: Equipos y Talento