El lanzamiento de nuevos medicamentos innovadores y el coste de los mismos obliga al sector sanitario a buscar nuevos modelos de financiación que aseguren la sostenibilidad del sistema y el acceso de los pacientes a los tratamientos. En torno a estas posibilidades de financiación se ha debatido durante la mesa redonda “Innovación en la financiación de medicamentos innovadores”, celebrada durante el 38 Symposium de la Asociación Española de Farmacéuticos de la Industria (AEFI).

En los últimos años, la Administración ha comenzado a establecer nuevos sistemas de acuerdo con la industria farmacéutica para financiar la llegada de medicamentos innovadores, como el techo de gasto, por el importante impacto presupuestario que producen estos fármacos.

Isabel María Pineros Andrés, vocal asesor de la Dirección General de Cartera de Servicios del SNS y Farmacia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha destacado que es “importante reunir la suficiente evidencia científica en ensayos clínicos antes de establecer el precio”. Además, ha afirmado que la Administración continúa buscando modelos que puedan permitir esta financiación asegurando la sostenibilidad.

Otra de las propuestas de financiación ha sido la posibilidad de establecer el precio en función del valor. Según Joaquín Antonio Delgadillo, gerente de Prestaciones Farmacéuticas y Acceso al Medicamento del Servicio Catalán de la Salud, los umbrales no son una solución para la financiación de los medicamentos innovadores. “Una posible solución sería trabajar en el precio antes de su aprobación por parte de las autoridades y su posible financiación en el sistema sanitario”, ha asegurado.

Evaluación constante de los precios

Por su parte, Federico Plaza, director de Corporate Affairs de Roche España, ha recordado la importancia de modificar los esquemas tradicionales de precio por esta nueva realidad, en la que se aprueban numerosos fármacos y distintas indicaciones de cada uno de ellos. En este sentido, Plaza ha puesto de manifiesto la importancia de realizar una evaluación constante de los precios, con la medición de distintas variable y el valor de los productos: “Es importante medir la efectividad de los fármacos en la vida real. De esta forma, podría revisarse el precio establecido en primer momento en función del valor que aporta a los pacientes”, ha comentado.

Para ello, Plaza considera que deberían elaborarse una serie de criterios preestablecidos que ayuden en esta evaluación: “Se trata de hacer una revisión económica y científica que permita modificar el precio durante toda la vida comercial del producto”.

Un ejemplo de este modelo económico es Italia, donde se fija el precio en una fase temprana del proceso de ensayos clínicos y aprobación de los medicamentos. “Una vez el producto está aprobado, financiado y a disposición de los pacientes, se valora la efectividad del mismo y se revalúa el precio fijado inicialmente”.

Fuente: Ainhoa Muyo. El Global.