La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha anunciado que la modificación del copago farmacéutico que se realizará por fases, se iniciará además de por los pensionistas, por las familias rentas bajas que tengan hijos a cargo. El anuncio ha sido realizado durante la sesión de Control al Gobierno en el Senado a preguntas del portavoz del PSOE, José Martínez Olmos,

Cardedo ha explicado que, con el objetivo de “contribuir a combatir la pobreza infantil, una lacra y un problema estructural severo de este país” van a incluir en la modificación del copago que se tramitará con los Presupuestos Generales del Estado para 2019 una exención para los “activos con hijos a cargo y que tienen menos rentas”, sumando este colectivo a los pensionistas con ingresos inferiores a los 800 euros mensuales.

La ministra ha criticado duramente el Real Decreto-ley 16/2012 y, centrándose en la modificación del copago, ha asegurado que su introducción supuso que “dos millones de personas, el 4% de la población” tuvieran dificultades para retirar su medicación por causas económicas. “Estas personas no retiran los medicamentos porque tienen otras necesidades más perentorias”, explicó. De esta manera, la situación que se genera tiene, según Carcedo “un impacto sobre la población de menos renta y afecta a la desigualdad y actúa de forma regresiva reduciendo la capacidad redistributiva del SNS”, motivo por el que estima “imprescindible reconsiderar esta situación”.

El portavoz de Sanidad socialista se congratuló por el hecho de que el Gobierno vaya a evitar también que haya barreras de acceso en personas no pensionistas para acceder al servicio básico. Según Martínez Olmos, el copago del RDL 16/2012, subió la cantidad de recursos económicos que tenía que aportar casi todos los ciudadanos por copago. Pero, además, “introdujo una novedad especialmente preocupante como fue la obligación de que los pensionistas tuvieran que abonar cuantías por los medicamentos”, ha explicado. Y eso, ha sido considerado “perjudicial para la salud” por el senador ya que establece “barreras de acceso a personas que puedan tener dificultades económicas.

Por todo ello, Martínez Olmos se ha alegrado de que el Gobierno socialista esté reparando algunos de los efectos del RDL 16/2012, que introdujo más desigualdad.

Fuente: Carlos Arganda. Diario Farma