El farma es uno de los sectores menos sostenibles en España. Entre 2008 y 2018, las emisiones de dióxido de carbono producidas por esta industria se incrementaron un 68,2%, según las últimas Cuentas Medioambientales publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De hecho, es el cuarto sector donde más han crecido las emisiones, sólo por detrás de las actividades anexas a los transportes, la investigación y desarrollo (I+D), y las actividades relacionadas con la informática.

En 2018, las farmacéuticas españolas emitieron 670.600 toneladas de dióxido de carbono, una cantidad similar a la de otras actividades como la fabricación de material eléctrico, la construcción o la venta y reparación de vehículos de motor. En comparación con los 64 sectores que el INE incluye en el estudio, la industria farmacéutica ocupa la posición 27 entre las más contaminantes. En 2008, ocupaba el lugar número 34.

Aun así, el farma español consiguió reducir sus emisiones en el último ejercicio. En 2018, la cantidad de dióxido de carbono registrada se redujo un 1%. De hecho, 2017 es el ejercicio donde las compañías del sector registraron su máximo histórico, tras emitir 677.600 toneladas de gases contaminantes.

El aumento de las emisiones en los últimos años también se ha traducido en un incremento de los impuestos ambientales que pagan estas empresas. Según los últimos datos disponibles, las farmacéuticas desembolsaron 14,4 millones de euros en 2017, un 45,5% más respecto a 2008.

Las actividades sanitarias, en cambio, siguen otro camino. Los hospitales y centros de salud del país continúan siendo unos de los sectores más contaminantes y en 2018 emitieron más de un millón de toneladas de dióxido de carbono). Ahora bien, sus emisiones han sufrido un importante descenso y las empresas vinculadas a este sector redujeron un 16,9% sus tasas de contaminación en la última década.

En España, el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado se presenta como la actividad más contaminante, con 59,4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero emitidos (un 17% del total en el país).

Los otros dos sectores más contaminantes son la agricultura, ganadería y caza y el refinamiento de petróleo, que suponen el 13,3% y el 4,2% del total de las emisiones, respectivamente. En 2018, la industria manufacturera concentró el 23,9% del total de emisiones de gases nocivos, mientras que los hogares emitieron el 21% del total.

Fuente: Planta Doce