El gasto público en medicamentos y productos sanitarios alcanzó en 2019 los 23.615 millones de euros, según los datos del Ministerio de Hacienda. Esta cifra supone un incremento del 4,5% con respecto a 2018.

Los datos de Hacienda desvelan que el mercado hospitalario, tanto para las comunidades autónomas, Ingesa, instituciones penitenciarias y mutualidades de funcionarios, se elevó hasta los 7.408 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 7,5% respecto al ejercicio anterior. Por su parte, el gasto de productos y medicamentos dispensados a través de receta médica se ha cifrado en 11.277 millones, lo que supone un incremento del 2% respecto al año anterior. En lo que se refiere a los productos sanitarios, el incremento registrado ha sido del 5,9%, lo que eleva esta factura a los 4.930 millones.

La variación registrada en 2019 es ligeramente inferior a la de 2018 en todos los ámbitos excepto productos sanitarios sin receta. El gasto farmacéutico hospitalario ha pasado de crecer un 7,7% a un 7,5%; el gasto en recetas de un 2,8% a un 2,0% y el gasto en productos sanitarios sin receta de un 4,8% a un 5,9%. Por su parte, el gasto total ha pasado de crecer un 4,7% a un 4,5% este último ejercicio.

Con los datos de Hacienda también es posible observar cómo ha ido variando con el tiempo la distribución porcentual de cada elemento de gasto sobre el total. Si en 2014 el gasto a través de recetas representaba el 52,7% del total, en 2019 se quedó en un 47,8%. Ese hueco ha sido ocupado por el gasto farmacéutico hospitalario, que pasó de representar el 27,3% en 2014 a un 31,4% en 2019. Esto supone que el peso de la farmacia hospitalaria sobre el total de gasto en medicamentos y productos sanitarios del Sistema Nacional de Salud ha crecido un 15% entre 2014 y 2019. En el caso de la oficina de farmacia, su peso ha caído un 9,3% y la proporción de gasto destinado a los productos sanitarios sin prescripción, han crecido un 4,1%.

Desde 2014, el gasto farmacéutico hospitalario ha crecido un 43,8%, el gasto en farmacias un 13,3% y los productos sanitarios, un 30,2%.

Fuente: Diario Farma