La tasa de curación de un cáncer colorrectal en estadio precoz supera el 90 por ciento. Sin embargo, en los pacientes que presentan una enfermedad ya avanzada cuando son diagnosticadas, la supervivencia disminuye drásticamente. “La incidencia en España es de 41.411 casos nuevos al año, lo que supone unos 956 diagnósticos nuevos cada semana y 135 casos al día”, apunta Sonia Mostacero, especialista de Aparato Digestivo de HLA Montpellier.

Teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad que en sus fases iniciales presenta escasos o nulos síntomas, ya que es un tumor que no suele causar ninguna molestia, se vuelve crucial la realización de acciones preventivas. Otro de los problemas de este tumor, es que cuando suele presentar algún síntoma específico se encuentra ya en una fase avanzada.

Algunos de los síntomas que pueden alertar de su aparición son el sangrado en las heces, el cambio en la frecuencia y características de las deposiciones (aparición de estreñimiento), cansancio, anemia, pérdida de peso y apetito sin explicación aparente o dolor abdominal.

¿Se puede prevenir el cáncer de colon?
Desde que se forma un pólipo en el colon hasta que este puede transformarse en un tumor maligno pasan unos diez años aproximadamente, por lo que hay tiempo para actuar y detectar lesiones antes de su transformación.

Se puede prevenir cuidando nuestros hábitos de vida. Como por ejemplo corrigiendo malos hábitos alimentarios, evitando las carnes procesadas, controlando el consumo de alcohol y realizando una actividad física acorde. Una dieta saludable y variada disminuye el riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal. “Específicamente una dieta rica en frutas, verduras y fibra es considerada ideal y protectora frente a este tipo de cáncer”, puntualiza Mostacero.

¿Qué pruebas diagnósticas puedo realizar para prevenirlo?
Se realiza mediante la técnica de sangre oculta en heces o la colonoscopia, y va dirigido a mujeres y hombres sin factores de riesgo conocidos a partir de los 50 años. Aunque en países como EEUU se está comenzando a los 45 años ya que se ha visto un aumento de número de personas que padecen este cáncer a partir de esta edad.

La prueba de sangre oculta en heces se realiza cada 2 años y, en el caso que el resultado sea positivo, se realizará una colonoscopia. La colonoscopia es una prueba diagnóstica y también puede ser útil para el tratamiento y extirpación de lesiones precursoras.

Mediante estas pruebas de prevención 2/3 de los cánceres de colon que se detectan se encuentran en estadios precoces y muchos de ellos pueden ser tratados con tratamiento endoscópico, sin necesidad de quimioterapia o radioterapia.

Antecedentes familiares en el cáncer de colon.
Normalmente los pacientes que tienen un familiar cercano con este cáncer, deben comenzar con la realización de técnicas de prevención antes que la población general, ya que se ha visto que la formación de los pólipos que pueden preceder al cáncer de colon empieza antes en estos pacientes. Como norma general se recomienda realizar las pruebas de detección precoz a partir de los 40 años.

Fuente: Redacción Médica