El alto coste de los tratamientos para el cáncer de la sangre fue el tema central de la III Jornada de Periodistas Avanzando en el cuidado del paciente hematológico, organizada la semana pasada por la SEHH y la Asociación Nacional de Informadores de la Salud con el apoyo de las compañías Vifor Pharma, AbbVie, Takeda, Celgene, Novartis y Roche.

“El 27,8 por ciento del gasto global derivado del abordaje de los pacientes hematológicos se refiere al uso de medicamentos”, apuntó Jorge Sierra, presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona). El experto también llamó la atención sobre el hecho de que el cuidado hematológico es caro, cercano a los 23.000 millones de euros en Europa. Según datos de 2012, el gasto en cáncer de la sangre asciende a 12.000 millones de euros, lo que supone un ocho por ciento del coste total del cáncer en esta región; de esta manera se posiciona como el segundo tipo de cáncer más caro, sólo por detrás del de mama. El mismo estudio también revela que las enfermedades hematológicas no malignas cuestan 11.000 millones al año.

El doctor Sierra también explicó que la hematología ha sido pionera en el descubrimiento y aplicación de la medicina genómica y personalizada, así como en el desarrollo de la inmunoterapia, lo que se ha traducido en avances espectaculares. Esta progresión se puede ver en los datos, ya que actualmente se curan el 90 por ciento de las leucemias linfoblásticas agudas, el 85 por ciento de los linfomas de Hodgkin y el 90 por ciento de las leucemias promielocíticas agudas.

Futuro de la hematología

Las terapias dirigidas se postulan como la alternativa a los tratamientos tradicionales, y José Tomás Navarro, secretario general de la SEHH y hematólogo del Instituto Catalán de Oncología-Hospital Germans Trias i Pujol, señaló que en algunas enfermedades malignas hematológicas se han identificado mutaciones de genes como causantes de las mismas, lo que deriva en el desarrollo de medicamentos que actúan selectivamente contra estas dianas, lográndose grandes éxitos en algunos casos, como en la leucemia mieloide crónica.

Respecto a la leucemia linfática crónica, Carolina Moreno, del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, detalló que se están dando avances como la investigación de “regímenes que combinan fármacos que han demostrado sinergismo in vitro y que poseen distintos mecanismos de acción para conseguir respuestas clínicas más duraderas e incluso erradicar la enfermedad”.

Fuente: El Global.