Google estrecha el cerco a la publicidad médica. La compañía estadounidense ha anunciado que a partir de ahora está prohibida aquella publicidad de técnicas médicas que no cuenten con una base científica.

Así lo ha anunciado el grupo estadounidense a través de Adrienne Biddings, responsable de las políticas de publicidad de Google. Esto significa que ya no podrán publicarse anuncios de ventas de tratamientos que no tengan una base biomédica o científica. La nueva política también incluye tratamientos basados ​​en hallazgos científicos básicos y experiencia clínica preliminar, pero que actualmente no cuentan con pruebas clínicas formales suficientes para justificar el uso clínico generalizado.

Google afirma en su comunicado que para ellos es importante que los usuarios tengan confianza en las terapias que se ofrecen mediante anuncios en la plataforma. De esta manera, supuestamente se dejarán de ver curas falsas para diferentes tipos de cáncer o enfermedades como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

“Sabemos que los descubrimientos médicos importantes a menudo comienzan como ideas no comprobadas, y creemos que los ensayos clínicos supervisados ​​y regulados son la forma más confiable de probar y demostrar avances médicos importantes”, subrayan desde Google.

Fuente: Planta Doce