IQVIA Institute for Human Data Science ha publicado un nuevo informe sobre el comportamiento del mercado farmacéutico, titulado ‘The Global Use of Medicine in 2019 and Outlook to 2023’, en el que combina un análisis del momento actual y una previsión de lo que podría ocurrir en los próximos cinco años. Destaca entre sus datos un nuevo crecimiento del gasto en medicamentos a nivel mundial en 2018, hasta los 1,2 billones de dólares, lo que supone un crecimiento de casi el 5% con respecto a 2017.

Cabe destacar, además, la proyección que hace la consultora de la evolución del gasto hasta 2023, con un aumento del mismo que parece que podría permanecer más o menos estable, entre el 3-6% anual, lo que supondría que la cifra total excederá los 1,5 billones cuando concluya dicho periodo. Estas cifras vendrán justificadas, explican, por la adopción de una nueva oleada de innovaciones en los mercados desarrollados, es decir, Estados Unidos, Europa y Japón, principalmente, aunque también tendrá cierto impacto la ampliación del acceso a determinados fármacos en el mercado chino, que aún se considera entre los emergentes.

En el caso del mercado estadounidense, la base del crecimiento estará en el lanzamiento de nuevos productos y el incremento de algunos precios, mientras que la expiración de algunas patentes y la entrada de algunos biosimilares actuarán de contrapeso. Se prevé que el gasto farmacéutico en el país norteamericano crezca un 4,6% en 2019, gasta los 507.000 millones, y que mantenga un alza de entre el 4 y el 7% hasta 2023, año en el que podría alcanzar los 655.000 millones, según las previsiones más optimistas, si se miran desde el punto de vista de los laboratorios.

Europa sigue en contención; Japón reduce el gasto

En Europa se prevé que van a continuar las políticas de contención del gasto. Eso, unido a la estimación de un crecimiento menor a consecuencia de los nuevos lanzamientos hace que se espere una evolución positiva, pero mucho más moderada. Los impactos que han tenido en años previos medicamentos oncológicos o para la hepatitis Cno se esperan para este periodo, lo que hace el aumento del gasto estimado hasta 2023 oscile entre el 1 y el 4% para los 5 principales países de la UE, que llegarán a los 225.000 millones como máximo. Hay que tener en cuenta, en este sentido, que 2018 lo cerraron con un crecimiento del 3,8%, hasta los 178.000 millones, y que se espera que 2019 acabe con un alza del 2,8%, rondando los 182.000 millones. Japón, por su parte, ha visto caer un 1,8% su cifra de gasto en 2018, y es posible que mantenga un perfil plano, con opciones incluso de continuar decreciendo, durante los próximos años.

Donde sí se espera que se mantenga el crecimiento del gasto es en los conocidos como mercados emergentes. En 2018, registraron, en conjunto, un gasto de 286.000 millones, con un crecimiento del 6,9%, el cual se prevé que será del 7% en 2019. Hasta 2023, el aumento anual podría situarse entre el 5 y el 8%, llegando a alcanzar los 385.000 millones como máximo. China, Brasil e India siguen siendo los mercados más destacados, aunque otros como Turquía, Egipto o Pakistán vendrían pisando fuerte, todos con crecimientos esperados de doble dígito. La mejora del poder adquisitivo en estos países podría estar jugando a favor de este fenómeno.

Fuente: IQVIA