La Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia, en sus siglas en inglés) y todos sus miembros han acogido con satisfacción la publicación sobre la habilitación de la transformación digital de la salud y la asistencia médica en un mercado único digital tras la comunicación efectuada recientemente por la Comisión Europea en este aspecto.

Tal y como se recoge en un comunicado publicado por la federación, las tecnologías digitales tienen el potencial de ayudar a transformar la forma en la que se descubren, desarrollan y se dispensan medicamentos nuevos a los pacientes. En este sentido, la Efpia considera que “estas tecnologías permitirán recopilar, integrar e interpretar todos los datos de atención médica de manera rápida y a gran escala. Gracias a esto, se generarán nuevas posibilidades que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes y la eficiencias de los sistemas de atención médica”.

Con esta transformación, las tecnologías digitales respaldarán el desarrollo de nuevos tratamientos para los pacientes, permitirán una comunicación personalizada entre facultativos y pacientes, y respaldarán la mejora de la prestación de servicios de atención médica, y otorgarán un importante papel a los pacientes con el objetivo de poder gestionar ellos mismos su salud y bienestar.

Al mismo tiempo, el valor de las soluciones de salud digitales requerirá un ecosistema de datos de salud adecuado,que incluya soluciones de infraestructura, estándares y un marco de regulación, que facilite la generación, recopilación, intercambio y enlace de datos de salud de alta calidad en todo el sistema de salud.

Con todo esto, la industria farmacéutica europea se compromete a maximizar las oportunidades que ofrecen las tecnologías digitales. Además, el sector espera trabajar con todas las partes interesadas y los responsables políticos nacionales y europeos con el objetivo de garantizar que estas tecnologías se desarrollen y se pongan en práctica de forma adecuada para lograr el beneficio de los pacientes y la sociedad.

Fuente: El Global.