La Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (Facme), junto a la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (IMAS), han declarado su disconformidad acerca de algunas de las conclusiones del Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública de la Comisión Parlamentaria para la Reconstrucción Social y Económica. Mediante un manifiesto con 68 propuestas, avalado por todas las sociedades científico-médicas federadas a excepción de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), han expuesto su punto de vista.

En una nota de prensa, Facme insta a reevaluar el planteamiento de «prohibición de estas actividades, directa o indirectamente financiadas por la industria», entendiendo que, hasta el momento, ha sido la administración sanitaria «la que no ha asumido su obligación legal de financiar la formación continuada, habiéndola delegado en la industria biosanitaria (es decir, industria farmacéutica y de tecnología sanitaria), la que ha hecho posible gran parte de la formación de los médicos».

Bajo su punto de vista, la inversión en Formación Médica Continuada (FMC) que realiza el Sistema Nacional de Salud español no cubre ni las mínimas necesidades formativas, ni las de todos los profesionales, dado que algunos de ellos ejercen en el sector privado. «Esta limitación es compensada con inversión procedente de otras fuentes, entre las que la industria farmacéutica y la de tecnología sanitaria ocupa un papel relevante».

Facme aboga al papel esencial de la FMC, con las miras puestas en mantener la competencia de los profesionales para proporcionar la mejor atención sanitaria posible a la población. «En la actualidad, gran parte de la financiación de esa formación ha sido posible gracias al apoyo de la industria farmacéutica y de la de tecnología sanitaria», por lo que plantea que, de ponerse en marcha esta medida, «debe ser habiendo garantizado previamente la existencia de fondos públicos suficientes para continuar ofertando esa formación y respetando la accesibilidad de los profesionales y sus propias necesidades formativas independientemente de las planteadas por las administraciones».

Fuente: IM Médico