A día de hoy, Cataluña se posiciona como uno de los tres hubs más dinámicos del mundo en los sectores de las ciencias de la vida y de la salud. De hecho, las grandes multinacionales están abriendo nuevos centros en la comunidad y, a principios de 2018, el grupo Financial Times la consideró una de las mejores regiones europeas para invertir en 2018 y 2019.

Según el informe Biocat 2017, “Escalando la BioRegión de Cataluña”, que presenta el ecosistema de innovación y los motores de crecimiento del sector de las ciencias de la vida y de la salud en Cataluña en el periodo 2015-2017, remarca que, tanto la comunidad como la ciudad de Barcelona, viven un momento muy interesante, con muchos signos de recuperación tras años de crisis e incertidumbre.

Para hacernos una idea, la BioRegión catalana cuenta con 1.060 empresas, con un incremento del 44% con respecto al informe Biocat 2015, y 89 entidades de investigación, así como una red de actividades sanitarias que facilitan tratamientos diagnósticos y médicos a los pacientes. Este segmento genera un volumen de negocio de 31.087 millones de euros al año y representa un 7,2% del PIB de Cataluña. En conjunto, da trabajo a más de 223.000 personas y engloba un 7% de la población ocupada total de la región (2016). De media, cada semana se crea en Cataluña una nueva compañía en el sector.

Aumento de la inversión internacional

Uno de los aspectos más relevantes del informe es el gran aumento de la inversión internacional que reciben las empresas de este ámbito. En 10 años, la inversión en Cataluña en empresas de las ciencias de la vida y de la salud se ha multiplicado por 12. Y, concretamente, durante el periodo 2015-2017, las startups de la BioRegión atrajeron una inversión de casi 340 millones de euros, una cifra que representa más del triple de lo que se había logrado en los dos años anteriores (2013-2015).

Además de inversores locales especializados que operan en Cataluña como Ysios Capital, Caixa Capital Risc, HealthEquity, Inveready o Alta Life Sciences, la BioRegión ha constatado un crecimiento espectacular de inversores internacionales, pasando, en 10 años, de 0 a 50, y sólo en los últimos cinco años, la cifra se ha multiplicado por 10. Los inversores internacionales que invierten en empresas de la BioRegión son de 16 países diferentes, si bien casi el 50% son de EE.UU. Aunque todavía no hay cifra concluyentes de 2018, de enero a octubre, se levantaron 100,2 millones, por lo que se estima que el sector superará la inversión captada en 2017 (107,3 millones).

Dicho capital internacional se ha centrado principalmente en los sectores de biotecnología (118,4 M€), tecnologías médicas (64,1 M€) y healthtech (15,6 M€), esta última con una tendencia evidente hacia el crecimiento, aunque las inversiones de este sector son siempre de menor cantidad.

En líneas generales, las inversiones biotec han supuesto un 62,1% de la inversión total durante el periodo analizado 2015-2017, con un 81% de la inversión que procede de inversores privados, mientras que el 19% restante se origina en operaciones con participación pública exclusivamente o en colaboración con agentes privados.

Impulso al emprendimiento

Según un estudio del GEM27, la actividad emprendedora en Cataluña ha aumentado hasta algo más del 8% en 2017, por encima de la media europea (7,8%). El informe Biocat pone de manifiesto que se trata, entonces, de un centro emprendedor global en startups y tecnologías industriales del ámbito de los móviles y el e-commerce. Y que existen 24 aceleradoras en Cataluña que han impulsado proyectos de las ciencias de la vida y de la salud, 10 de las cuales están especializadas en esta área.

No es de extrañar, entonces, que Cataluña atraiga a profesionales de todo el mundo hacia un sistema de investigación, desarrollo e innovación reconocido como referencia mundial de excelencia en áreas como la biomedicina, la fotónica, la energía, la economía y la nanotecnología. Biocat remarca que la población ocupada en actividades de I+D e innovación ha aumentado un 60% entre los años 2002 y 2015. Las políticas que han facilitado este éxito se han centrado sobre todo en crear instituciones y programas abiertos, flexibles y de excelencia para atraer y retener científicos de gran talento y reconocidos internacionalmente. En este sentido, y haciendo referencia al PIB e investigación, Cataluña se puede comparar con países de la Unión Europea como Suecia, Bélgica, Dinamarca, Austria o Irlanda. Prueba de ello es que el número total de ayudas del Consejo Europeo de Investigación (ERC) recibidas por Cataluña desde 2007 es igual al de Bélgica y Suecia. Mientras que el número de publicaciones en la revista Nature, entre 2013 y 2017, firmadas por investigadores de la BioRegión de Cataluña es similar al de Bélgica y superior al de Austria o Finlandia.

Implantación internacional sólida

El principal mercado de las empresas de base biotecnológica sigue siendo España. De las empresas que tienen producto o servicios, el 83% venden en mercados internacionales o tienen clientes de fuera. En general, el porcentaje de internacionalización es mayor cuanto mayor es el tamaño de la empresa, y solo un 49% de las microempresas de producto presentan ventas internacionales.

Las empresas farmacéuticas o de dispositivos médicos integran procesos de desarrollo tecnológico, producción industrial, comercialización y exportación, y por el contrario, las biotecnológicas se orientan más hacia fases previas, con modelos de negocio centrados en ofrecer servicios que se pueden distribuir comercialmente en otros países o en licenciar productos a compañías más grandes.

En cuanto a los ingresos de explotación, un 50,3% de la facturación del año 2016 proviene de ventas internacionales en las empresas de producto, mientras que este indicador es de un 42% en las empresas de servicios. Francia, Alemania, el Reino Unido e Italia son los mercados prioritarios y donde se concentra el mayor volumen de ventas internacionales de las empresas de la BioRegión. Fuera de Europa, son EE.UU., México y China.

Previsiones para 2025

Actualmente, las empresas de biotecnología catalanas están desarrollando 18 fármacos, un aumento significativo con respecto a los siete que había en proyecto en 2013, mientras que tres potenciales fármacos están en fase III de investigación.

Así, para el año 2025, se estima, según Biocat, que un mínimo de 10 productos desarrollados en Cataluña llegarán a los pacientes, mientras que habrá 50 productos en desarrollo clínico. El informe también avanza que, de los 130 millones euros al año de inversión en empresas emergentes de la salud de 2018, se pasará a los 500 millones de euros. Y de los 41 inversores internacionales actuales que invierten en startups en Cataluña se pasará a un total de 100.

Fuente: IM Médico