Pacientes y expertos coinciden en que el dolor en España está “infratratado”, ya que el 62 % de las personas con dolor crónico nunca ha sido derivado a una Unidad del Dolor y solo el 14 % es tratado por un médico especialista en este campo, según un estudio realizado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) y la Sociedad Española del Dolor (SED), con motivo con el Día Mundial del Dolor. En este sentido, los pacientes reclaman una atención multidisciplinar y especializada en el dolor.
El análisis ha concluido su primera fase de identificación de cómo es el abordaje del dolor asociado a una enfermedad crónica actualmente en España a través de una encuesta realizada entre junio y julio de este año, que han respondido un total de 1.088 personas que conviven con dolor crónico.
 
La encuesta ha revelado que 8 de cada 10 personas (el 84%) con enfermedad y dolor crónico tienen problemas de movilidad que les impide realizar actividades cotidianas. Sin embargo, solo el 42% tiene reconocido algún grado de discapacidad. Del total, 1 de cada 3 tiene reconocido un grado de discapacidad de entre el 33% y el 64%.
 
La encuesta también arroja que el dolor crónico está infratratado en nuestro país. Los datos hablan por sí mismos: el 62% de las personas encuestadas nunca ha sido derivada a una Unidad del Dolor y únicamente el 14% es tratado por un médico especialista en dolor. Entre quienes han sido derivados a estas unidades, 1 de cada 3 tardó más de cinco años en lograr esta derivación.
 
“El dolor es el síntoma fundamental que conduce a los pacientes a la consulta médica, es imprescindible abordar el tratamiento del dolor independientemente de la especialidad medica de que se trate. Los pacientes necesitamos ser atendidos en unidades del dolor por médicos cuya especialización sea atender el dolor de manera trasversalmente”, ha declarado la presidenta de la POP, Carina Escobar, a la luz de estos resultados. 
 
“Es importante trabajar en la sostenibilidad nuestro sistema sanitario, pero hay que recordar que la atención al sufrimiento del paciente es lo único que da sentido a este sistema y que cuando el sufrimiento que se padece es en forma de dolor y más aún en su curso crónico el sentido de nuestro sistema sanitario se ve cuestionado en su esencia”, ha subrayado la presidenta.
 
Por su parte, la portavoz de la Sociedad Española del Dolor (SED), la doctora Concha Pérez, ha recalcado: “En la SED creemos fundamental impulsar medidas sanitarias que permitan mejorar el abordaje del tratamiento del dolor crónico en nuestro país, poniendo al paciente en el centro del sistema. Para ello sería fundamental implementar medidas que conlleven la mejora en la educación de todos los profesionales sanitarios, siendo imprescindible la creación de una asignatura obligatoria para el abordaje del dolor durante el pregrado y el postgrado”.
Asimismo, la doctora Pérez destaca las “graves carencias” del abordaje del dolor crónico en España, “como nos demuestra este estudio, y es necesario implementar medidas, entre la que es prioritaria la capacidad de los médicos de Atención Primaria de derivar a sus pacientes a las Unidades del Dolor y que conozcan las carteras de las Unidades del Dolor para saber en qué pueden ayudar al sufrimiento de estos pacientes”.
 
En la siguiente fase del estudio, se analizarán los datos obtenidos de la encuesta con mayor profundidad, para posteriormente plantear propuestas de acción que mejoren la atención sanitaria y calidad de vida de estas personas.
 
En España existen más de 3 millones de afectados por dolor neuropático
 
El día 17 de octubre se conmemora también el Día Mundial del Dolor Neuropático, un dolor que no se produce por una estimulación fisiológica de los receptores del dolor, sino por una lesión o disfunción de las vías que lo conducen, y que hace que los pacientes experimenten, de una forma muy intensa, síntomas dolorosos similares a una corriente eléctrica o quemazón ante estímulos comunes. La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que en España podrían existir más de 3 millones de afectados (entre el 6 y el 8% de la población), de los cuales un 77% lo padece de forma crónica (superior a los 6 meses). 
 
“El dolor neuropático es un síntoma que puede ocurrir por diversas enfermedades, afectando el sistema nervioso central o periférico, y es uno de los tipos de dolor más complejos, dado que engloba diferentes etiologías, mecanismos fisiopatológicos y manifestaciones clínicas”, explica el Dr. Pedro Bermejo Velasco, Coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Neurología. “Es una forma de dolor, con mucha tendencia a la cronicidad, que produce un importante menoscabo en la calidad de vida de los pacientes y que, sin embargo, en muchas ocasiones no reciben un diagnóstico ni un tratamiento terapéutico adecuado”. 
 
Distintas enfermedades como la diabetes, cáncer, traumatismos, infecciones, exposición a sustancias y diversas enfermedades neurológicas,… son las principales causantes de este síntoma, unas enfermedades que aumentan cada año como consecuencia del aumento de la esperanza de vida, lo que hace que también crezca el número de afectados por dolor neuropático. Sin embargo, el dolor neuropático sigue siendo uno de los dolores más difíciles de tratar, que hace que el 85% de los pacientes presenten un deterioro significativo en su calidad de vida y que más del 70% presente algún tipo de alteración psiquiátrica, principalmente ansiedad o depresión. 
 
“El diagnóstico de dolor neuropático supone todo un desafío en la práctica clínica, puesto que el dolor es una experiencia subjetiva y con las pruebas de laboratorio, los estudios de imagen y de electrofisiología no se diagnostican más del 10-20% de los pacientes. Es, por lo tanto, un diagnostico esencialmente clínico”, señala el Dr. Pedro Bermejo. “Por otra parte, la heterogeneidad de los mecanismos del dolor neuropático, el hecho de que generalmente los pacientes respondan mal a los analgésicos habituales y su frecuente coexistencia con factores psicológicos y emocionales, hace que también sea difícil de tratar”. 
 
Generalmente los pacientes con dolor neuropático precisan la utilización de dos o más fármacos para tratar esta dolencia y se calcula que actualmente el 50% de los pacientes consigue reducir en casi un 30-40% su dolor. Sin embargo entre un 40-70% de los pacientes con dolor neuropático no consiguen un control completo del dolor. Pero además, el abordaje terapéutico debe ser multidisciplinar y no sólo farmacológico. Requiere de fisioterapia, tratamiento psicológico y de otras modalidades terapéuticas y actualmente solo el 30% de los pacientes lo recibe. 
 
“El dolor neuropático requiere de protocolos asistenciales diferenciados según la enfermedad que presenta cada paciente. Cada paciente requiere estudios etiológicos detallados, una evaluación y cuantificación de la intensidad del dolor, un análisis de la repercusión en su actividad diaria y en su calidad de vida, así como un tratamiento terapéutico complejo y multidisciplinar. Y para ello, sería aconsejable apostar por una protocolización de la asistencia”, destaca el Dr. Pedro Bermejo.
 
Además, el dolor neuropático motiva una alta demanda de consultas médicas. Supone el 12,5% de las consultas a atención primaria y el 8% de las consultas al servicio de Neurología, que ya es el 8º diagnóstico en orden de frecuencia. 
 
La Sociedad Española de Neurología recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica el dolor crónico como la mayor amenaza para la calidad de vida en todo el mundo y que en España representa la principal causa de absentismo laboral. En España, un 32% de la población adulta sufre algún tipo de dolor, aunque solo un 27% se diagnostica.
Fuente: Médicos y Pacientes.