Como se recoge en el análisis EMH Hospitales de la firma IQVIA, que publica la revista IM Médico, el crecimiento del mercado farmacéutico hospitalario se mantiene alto por tres razones. En primer lugar, se producen lanzamientos innovadores en los principales mercados hospitalarios. En segundo lugar, las técnicas diagnósticas también están experimentando importantes avances en los últimos tiempos. Al tiempo que, como tercera razón, se incrementa de manera progresiva el número de pacientes, especialmente oncológicos, a la vez que crece la dispensación en el ámbito hospitalario.

El año en curso se ha caracterizado por el lanzamiento programa- do de importantes fármacos denominados blockbusters, o superventas. Con indicación para patologías como VIH-Sida, diabetes Tipo 2 o cáncer de próstata, entre otras, su carácter innovador, les augura un uso predominantemente hospitalario. Como acredita el informe Drugs to Watch de la firma Clarivate Analytics.

El pasado mes de febrero Roche logró la aprobación de Hemlibra (Emicizumab) por parte de la Comisión Europea. Un fármaco indicado para el tratamiento profiláctico de rutina y preventivo del sangrado en pacientes con hemofilia A con inhibidores del factor VIII. Emicizumab es apto para todos los grupos de edad. La previsión es que logre unas ventas de 496 millones de dólares en 2018, con extrapolación a 4.000 millones de dólares en 2022. De igual forma, Biktarvy (bictegravir/emtricitabina/tenofovir alafenamida) es el nuevo tratamiento para VIH-1 de Gilead. Aprobado por la FDA este mes de febrero, es el único antirretroviral completo con un único comprimido de toma diaria, ya tiene reco- mendación favorable de la EMA y está pendiente de aprobación definitiva por parte de la Comisión Europea. Se estima que este año podrá ingresar 896 millones de dólares, con subida hasta los 2.200 millones de dólares en 2019 y previsión superior a los 3.700 millones de dólares en el año 2022.

Con indicación para la diabetes tipo 2, Ozempic (semaglutida) de Novo Nordisk, también fue aprobado en febrero por decisión de la Comisión Europea. Es un nuevo análogo del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1). Consigue reducciones más altas y sostenidas de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) y en peso corporal que otros tratamientos, además de beneficios cardiovasculares y reducción estadísticamente significativa de la nefropatía diabética. Su administración es de una vez por semana en monoterapia, cuando la metformina está contraindicada o deja de aportar los resultados esperados. Se espera que alcance unas ventas de 260 millones de dólares en 2018 en Estados Unidos, con in- crementos que podrían llegar a los 2.700 ó 3.460 millones de dólares en 2022.

Próstata, herpes y transtiretina

Por su lado, Janssen lanzó Erleada (apalutamida) para cáncer de próstata no metástásico y resistente a la terapia de castración. Su eficacia ciega el efecto de andrógenos, como la testosterona, sobre el tumor. Hormona cuyo aumento va parejo al desarrollo de la neoplasia. También aprobado por la FDA el pasado mes de febrero, se calcula que cerrará este año con 25 millones de ventas, que podrían alcanzar los 2.000 en 2022.

Para la prevención del herpes zóster y la neuralgia postherpética, GlaxoSmithKline (GSK) recibió la aprobación europea para su va- cuna intramuscular Shingrix en marzo de 2018, tras el visto bueno de la FDA en octubre del año anterior. Con una protección del 90% frente a este tipo de infección y una efectividad cercana a la actual vacuna Zostavax, supera su efectividad, situada en el 50%. Tiene una previsión de 242 millones de dólares para el presente año, que podrían alcanzar los 1.300 en 2020.

Así mismo, Sanofi y Alnylam Pharmaceuticals son las compañías responsables del medicamento huérfano Patisiran. Un nuevo RNAi terapéutico dirigido a la transtiretina, enfermedad rara debida a esta proteína generada por el hígado y responsable de la creación de otras proteínas. Con solicitud realizada ante la EMA en enero de este año, se cree que podría traducirse en 1.212 millones de dólares en 2022, dentro del mercado americano. En el campo de la epilepsia infantil, 2018 es el año de Epidiolex (cannabidiol o CBD) de GW Pharmaceuticals, con indicación de tratamiento adyuvante para las crisis asociadas al síndrome de Lennox-Gastaut (LGS) y al síndrome de Dravet, resistentes a tratamientos preexistentes. Con previsión de llegar a los 1.100 millones de dólares de ventas para 2022.

Novartis lanza en 2018 para el tratamiento de la migraña Aimovig (Erenumab), con ventas esperadas a cuatro años de 1.170 millones de dólares. Por su lado, Shire tiene amplia confianza en Lanadelumab para el tratamiento del angioedema hereditario, fármaco con el que espera llegar a los 1.150 millones de dólares en 2022. Mientras que Abbvie pretende impulsar el abordaje de la endometriosis con Elagolix, nueva terapia que podría llegar a los1.150 millones de dólares. Al tiempo que, también en 2018, Pfizer y MSD estiman que Steglatro (ertugliflozin), indicado para la diabetes tipo 2, conseguirá 1.087 millones de dólares, dentro de cuatro años. Finalmente, el Sublocade, buprenorfina de liberación prolongada de Indivior para tratar ciertas adicciones a opioides, podría suponer 1.072 millones de dólares, también en 2022.

Puede descargarse el artículo completo de IM Médico pulsando aquí

Fuente: IM Médico