Más de 150 profesionales ligados al ámbito de la distribución farmacéutica de medicamentos asisten este 15 de noviembre en Madrid a la 4ª Jornada de Distribución organizada por la Vocalía Nacional del ramo del CGCOF. Un encuentro que pone el foco en asuntos de actualidad para el sector mayorista, como el sistema de verificación que debe implantar toda la cadena del medicamento antes de febrero de 2019, y otros ‘sempiternos’ como es la falsificación de medicamentos y su abordaje.

Como ha destacado en la inauguración del encuentro el vocal nacional de Distribución, José Ramón López, se trata de un foro que sirve “como punto de encuentro para analizar la actualidad inminente del sector y cómo va afectar a los farmacéuticos de la distribución en su actividad profesional”.

El programa de la jornada ha arrancado con una radiografía del mercado ilegal en torno a los medicamentos falsificados, un problema global que no está presente en la cadena del medicamento española pero sí en otros canales externos como Internet. “En España, el canal que depende de nosotros (Administración Pública y sector farmacéutico) puede considerarse seguro. En otras partes de Europa los pacientes sí están más expuestos a las falsificaciones”, ha indicado Manuel Ibarra, jefe del Área de Inspección de Normas de Correcta Fabricación y Buenas Prácticas de la Agencia Española del Medicamento.

El representante de la Aemps ha recordado que el mercado de las falsificaciones es bastante apetecible para las mafias y, por ende, difícil de erradicar en su totalidad. Como ejemplo de ello, ha expuesto que el tráfico ilegal de heroína genera beneficios 20 veces superiores a la cantidad invertida, mientras que el beneficio por operar con fármacos falsos se dispara a 500 veces la inversión realizada. “El tráfico ilegal de medicamentos empieza a tener un modus operandi similares al de la droga”, ha avisado. Todo ello sin olvidar que las penas por operar ilegalmente con medicamentos sigue siendo inferior a las que pesan sobre el tráfico de drogas.

Ahora bien, dentro de un problema que se considera global e internacional, Ibarra ha señalado cierto cambio de tendencia en la oferta y demanda en torno al mercado de medicamentos falsos. En concreto, de un mercado centrado en el ‘lifestyle’ se ha pasado (o añadido) al ‘livesaving’. “Si antes los consumidores buscaban especialmente medicamentos fuera del canal legal para enfermedades no letales pero con impacto social (como la disfunción eréctil) o para uso recreativo, ahora se demandan y ofertan medicamentos para el tratamiento de patologías graves”, detalla Ibarra.

Por último, el representante de la Aemps también ha abordado la ilegalidad que supone ofertar medicamentos en principio legales pero fuera del canal legal, como así se constata – y se ha denunciado por las entidades farmacéuticas- en anuncios de compraventa entre particulares en Internet: Ebay, Milanuncios, Wallapop, etc. Ibarra ha informado que la Aemps retira “entre 500 y 700” anuncios de este tipo al año, en muchas ocasiones tras denuncia previa del sector farmacéutico.

Fuente: Alberto Cornejo (El Global)