La primera edición del Workshop WIT Salud sobre innovación tecnológica vino a confirmar que facilitar la mejor terapia en el mejor tiempo y lugar es la función primordial de la Salud Digital. El encuentro fue posible este viernes, 31 de octubre, por la colaboración abierta entre la Fundación Pfizer y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

El presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez, se mostró muy complacido al inaugurar el workshop, por ser España es un país con mucho talento innovador. Realidad que mueve a la industria farmacéutica a aportar toda su experiencia y recursos para, en unión de la universidad y la investigación, poder ofrecer a la sociedad propuestas de mejora para la salud. Con una expertice canalizado en su caso a través de la fundación, en forma de soporte a startups, o pequeñas empresas emergentes que auspician el desarrollo de nuevos medicamentos.

No obstante, y en esta tarea al servicio de la innovación, Rodríguez puso los pies en el suelo al afirmar que los consejos de Regulatory y Compliance en las compañías siguen siendo imprescindibles para garantizar la seguridad de las nuevas terapias.

El plato fuerte del whorkshop fue la ponencia del investigador principal del e-Mental Health Group del Trinity College de Dublín, Derek Richards. Para quien la salud digital llega en oleadas que revolucionan la asistencia sanitaria hasta un modelo que se repartirá entre el hospital y la casa de los pacientes, a través de programas web interactivos de seguimiento muy estrecho, como se hace en el National Health System (NHS), y con propuestas como las de Teleicu, Mymhealth, webGP, eCare, la seguradora Kaiser Permanente, Health Fabric, Vital PC, Totalmobile o Coordinate my Care, entre otras soluciones, firmas y entidades.

Richards, que también es cofundador y director de investigación clínica e innovación de la start-up Silver Cloud, relegó a España al puesto 14 de innovación sanitaria digital, muy por detrás Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, países líderes.

Tras comentar que se descargaron más de 5.000 millones de apps entre 2015 y 2017 en el mundo, precisó que sólo el 2% de los usuarios mantuvo una fidelidad mensual a las mismas. Por lo que recomendó a las startups que sean disruptivas, tengan visión holística, pongan el foco en el paciente y generen confianza en sus usuarios, para dar un salto cualitativo y cuantitativo en el terreno de la salud digital.

Seguidamente, David Labajo, director de Digital Healthcare para el Sur de Europa en GE Healthcare, compartió su experiencia como mentor de startups y afirmó que están suponiendo una transformación radical de la asistencia sanitaria.

No obstante, y dado que no todas triunfan, les recomendó a todos sus responsables presentes y futuros que, a un mismo tiempo, sean disruptivos sin perder de vista las necesidades reales del mercado. Por lo que deben plantearse si sus propuestas son necesarias y, por tanto, merecedoras de ser compradas, por compañías más grandes o por los propios usuarios. Para lo que tienen que superar el modelo clásico del inventor aislado y salir al exterior. Con todo el valor necesario, al igual que hizo Michael Faraday al revolucionar la medicina gracias al electromagnetismo, a pesar de tener a toda la profesión médica en contra. O como hizo el mismo Labajo, al convencer a Regulatory y Compliance de Roche para hacer un proyecto de diabetes en solo 6 meses, cuando le pedían 6 años.

El worshop contó con dos testimonios prácticos, además del directivo de GE Health. En primer lugar, la investigadora del grupo Biomedical Image Technologies, la profesora María Jesús Ledesma, describió la innovación disruptiva aplicada a la telemedicina para la detección precoz de pandemias tropicales mediante seguimiento de viajeros. Por otro lado, la cofundadora y asesora tecnológica de Aura Innovative Robotics, Cecilia García, describió el dispositivo de su firma destinado a ofrecer diagnósticos en la nube en enfermedades neurodegenerativas, con pago solo por uso, a partir de una idea de neurólogos del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Por parte de la universidad coautora del whorkshop, Asunción Gómez-Pérez, vicerrectora de investigación, innovación y doctorado de la UPM, anunció que estamos en la era de los conocimientos híbridos entre ciencias y tecnologías por su capacidad para desarrollar proyectos que desemboquen en patentes y licencias. En ese afán, y gracias al campus de excelencia internacional de su institución docente, se ha podido impulsar la creación de 265 empresas, mediante una inversión desembolsada hasta la fecha de 60 millones de euros, posibles gracias a la colaboración público-privada. Como demuestra, según la vicerrectora la actividad del Centro de Apoyo a la Investigación Tecnológica (CAIT) de la UPM. Cuyas metas son la difusión de la innovación y la transferencia entre ciencia y tecnología. En línea de colaboración con los institutos europeos de tecnología (EIT) como realiza, por ejemplo, el profesor Enrique Gómez Aguilera en el terreno de la IT Health.

Fuente: IM Farmacias