La semana pasada la empresa catalana Grifols compraba el 51 por ciento de IBBI por 89 millones y se hacía con cien por cien de compañía. Una buena noticia para la farmacéutica que, sin embargo, se ha encontrado con una china en el zapato.

La consultora Berenberg ha reiterado que todavía existe riesgo de inversión “en sus márgenes”. De hecho, la firma de análisis ha recomendado ‘mantener’ las acciones de clase A y ‘comprar’ las de clase B. Berenberg espera que Grifols mantenga la línea de finales de 2018 en sus resultados correspondientes al primer trimestre de 2019 que publicará el próximo 7 de mayo lo que traduce en: “sólidos ingresos especialmente en el área de Biociencia pero flojos márgenes”

Fuente: Redacción Médica