El futuro de la I+D+i en España es optimista. Así lo han asegurado las principales patronales del sector farmacéutico —Farmaindustria, Feniny Asebio— durante la inaguración de la XII Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica.

Durante el acto de presentación, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, ha asegurado que, a falta de los datos definitivos, el sector farmacéutico podrá superar los 1.200 millones en inversión en I+D en 2018. Un dato que confirmaría, ha apuntado, el futuro prometedor de la investigación y el desarrollo en España. En este sentido, ha querido recordar que el sector farmacéutico es responsable hoy de casi la quinta parte de la inversión en I+D de todos los sectores industriales en España, y destinó en 2017 unos 1.150 millones de euros a esta actividad.

No obstante, para que estas previsiones positivas puedan cumplirse, la secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, considera fundamental que desde las administraciones se apueste por la creación de un entorno “que favorezca la investigación y el desarrollo del sector”. Así, Alfonsel ha puesto el foco en la necesidad de que se disponga de procesos de compra ágiles que se traduzcan en una entrada más rápida de la innovación en el mercado. En este camino por potenciar la compra pública innovadora, la secretaria general de Fenin ha querido destacar tres aspectos clave: potenciar la fase de consulta preliminar al mercado, favorecer el acceso de todas las empresas a la compra pública y una mayor colaboración con las comunidades autónomas para agilizar este proceso.

Por su parte, Ion Arocena, director general de Asebio ha solicitado una apuesta por la I+D+i a largo plazo por parte tanto de las administraciones como de los partidos políticos, así como trabajar de forma conjunta con todos los agentes del sector.

Duplicando la inversión

Durante la jornada se ha presentado un balance del Proyecto BEST, una iniciativa estratégica para fomentar la excelencia en la investigación clínica impulsada por la industria farmacéutica y en el que se integran 50 compañías farmacéuticas, 13 comunidades autónomas, 54 hospitales y seis grupos de investigación independientes.

Según estos datos, la inversión en ensayos clínicos realizada en España por las compañías farmacéuticas se ha más que duplicado entre 2005 y 2017, desde los 299 millones hasta los 662, lo que supone un incremento sostenido del 7 por ciento anual. “Estos 662 millones constituyen casi el 60 por ciento del total de inversión en I+D de la industria farmacéutica en España, que ascendió a 1.147 millones en 2017, y ponen de manifiesto el creciente atractivo de nuestro país como destino de estos fondos”, ha explicado Javier Urzay, copresidente de la Plataforma Tecnológica Española de Medicamentos Innovadores y subdirector de Farmaindustria.

“Este fuerte impulso a la I+D biomédica, que se ha intensificado en los últimos años, y sobre todo desde la entrada en vigor en 2016 delnuevo Real Decreto de Ensayos Clínicos, ha hecho posible, por ejemplo, que España se mantenga entre los seis países de Europa con menores plazos para iniciar ensayos clínicos en oncología”, añadió.

De hecho, según los datos del Proyecto BEST, los plazos de puesta en marcha de los ensayos clínicos, un factor determinante para lograr inversiones en este ámbito, se han reducido una media del 14 por ciento en los últimos tres años, hasta los 133 días, frente a 2015, último año en el que estuvo vigente la anterior normativa.

Fuente: El Global