El control actual: hay muchas diferencias entre CCAA. Unas lo tienen muy bien establecidos, y otras en las que está menos estructurado. Nuestro objetivo es, conociendo cómo se trabaja, los elementos de la legislación, y el interés de las empresas de ir a un sistema de autorregulación, ver cómo se puede ordenar.

La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) y la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol) han firmado un convenio para ayudar a las empresas del sector a adecuar las comunicaciones comerciales que dirigen, tanto al público general, como a profesionales sanitarios, a las normas legales y deontológicas que resultan de aplicación. Para ello, se prevé, además, la creación de un sello de verificación de la publicidad, denominado ‘Autocontrol-Fenin’.

La solicitud del mismo será voluntaria para las empresas del sector, tanto para las integradas en Fenin como las que no. Dichas solicitudes serán revisadas, según el director general de Autocontrol, José Domingo Gómez, por un equipo de 60 abogados que conforman el Gabinete Técnico con el que cuenta esta organización. Éstos otorgarán un informe previo, o Copy Advice, positivo o negativo, tras verificar el cumplimiento de la normativa publicitaria, tanto la general como la específica por razón del medio o del producto concreto promocionado.

Además, todas aquellas empresas que utilicen el nuevo Sello, se comprometen a asumir la competencia del Jurado de la Publicidad de Autocontrol, que es, explican, un organismo extrajudicial de resolución de controversias publicitarias, acreditado como ADR por el Gobierno, en caso de que sus anuncios sean objeto de reclamación.

La secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, explicó que “el objetivo no es el de suplantar a la Administración”. Así, tanto la revisión para otorgar informe positivo y la asignación del sello, como la actuación del Jurado de la Publicidad de Autocontrol serán complementarias a las actuaciones que puedan llevar a cabo las administraciones sanitarias. Sobre el posible objetivo de que este sistema se afianza y se termine eliminando el control previo sanitario, como ocurrió con los medicamentos, Gómez ha preferido ser prudente y ha señalado que, al menos en esta primera fase, lo van a hacer va a ser “demostrar que el sector es maduro, responsable”. A partir de ahí, se verá, ha dicho, “si eso desemboca en la eliminación de la autorización previa”.

El modelo actual

Sobre el sistema de vigilancia actual, Alfonsel apuntó que “hay muchas diferencias entre comunidades autónomas.  Unas lo tienen muy bien establecido y en otras está menos estructurado”. En vista de ello, admitió que el objetivo del sector es, a partir del conocimiento sobre cómo trabajan las autoridades, cuáles son los elementos de la legislación y el interés de las empresas en transitar hacia un sistema de autorregulación, “ver cómo se puede ordenar todo eso”.

Por último, la secretaria general de Fenin destacó que esta acción entra dentro de la apuesta del sector por “el comportamiento responsable”. “Las empresas estamos incoporando la RSC de una manera cada vez más intensa, y esto es una muestra más”, apuntó. En un línea similar se expresó el responsable de Autocontrol, quien remarcó “la tendencia de las compañías a la Responsabilidad Social Corporativa”, y calificó esta nueva iniciativa del sector de las tecnologías sanitarias como “una herramienta más en la apuesta por un marketing responsable”.

Fuente: Diario Farma