Según informó la Fundación Empleo y Salud Mental, entre los objetivos de esta guía destacan, entre otros, facilitar información a empleadores sobre la depresión, fomentar la contratación o el mantenimiento del puesto de aquellas personas que han pasado por este proceso, facilitar al empleador y cuidadores herramientas para cuidar y apoyar a estas personas, así como proporcionar al empleador pautas dirigidas a la prevención de situaciones de vulnerabilidad de sus trabajadores.

El documento forma parte de la colección ‘Cuadernos de Empleo Responsable en Salud Mental’, dirigida a empresas, centros especiales de empleo, entidades y emprendedores sociales, que pretende fomentar la gestión responsable de personas y de los lugares de trabajo, favoreciendo la inclusión en el entorno laboral.

Esta fundación recordó que la depresión puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida, independientemente de su condición social, económica, laboral, familiar. Más de la mitad de las personas que tienen un trastorno depresivo no reciben tratamiento adecuado y el 60% presentará recurrencia.

En este sentido, la presidenta de la Fundación Empleo y Salud Mental y coautora de la guía, Mª Isabel Rodríguez Montes, añadió que “este documento tiene ahora más sentido que nunca». «Estamos viviendo unos momentos difíciles, que en nada se parecen a ninguna otra situación vivida y esto afecta a diferentes esferas de la vida: la familiar, la social, la laboral, a la propia salud. Hemos tenido que cambiar rutinas, la forma de relacionarnos, de trabajar… Y también muchas personas han sufrido pérdidas, de salud, de familiares y amigos, de trabajo, de ingresos… El ser humano tiene una gran capacidad para reconstruirse, pero no siempre es fácil o se puede hacer sin ayuda”, sostuvo.

Afectados en España

Esta guía se ha elaborado con el fin de visibilizar una enfermedad, la depresión, que afecta al 5,2% de la población en España (más de dos millones de personas), siendo más frecuente entre las mujeres y que, en muchas ocasiones, pasa desapercibida en las empresas, afectando a la estabilidad del trabajador o incluso provocando la pérdida de su puesto a causa del desconocimiento que existe.

Uno de cada 10 trabajadores europeos ha sufrido una depresión en algún momento de su vida, una enfermedad infradiagnosticada e infratratada. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas desarrollará una enfermedad mental a lo largo de su vida y, en nuestro país, la OMS ya alertaba de que esta enfermedad sería la primera causa de baja laboral en 2020.

La depresión en el ámbito laboral representa una de las primeras causas de pérdida de productividad, absentismo laboral, incremento de accidentes laborales, utilización de los servicios de salud y jubilación anticipada. Los costes totales atribuibles a la depresión constituyen más del 1% del PIB, por lo que un tratamiento adecuado repercutirá directamente en el bienestar y calidad de vida de las personas, en la productividad y competitividad de las empresas y en la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

Fuente: Médicos y Pacientes.